fbpx

Cultiva la paciencia en tu negocio o emprendimiento

cultiva la paciencia en tu negocio

Un conocido dicho popular dice que “la paciencia es un árbol de raíz amarga pero frutos muy dulces” y mucha verdad encierra. La paciencia es un elemento indispensable en todos los aspectos de la vida; sin embargo, es especialmente importante en el ámbito de los negocios.

Por lo general, debido a que los emprendimientos y los negocios incipientes no muestran sus frutos de una forma rápida, las personas suelen frustrarse, desesperarse, e incluso, rendirse ante tales escenarios.

La paciencia se convierte entonces en un recurso invaluable. Termina siendo, junto a la perseverancia, el factor más importante que posee todo emprendedor para no desistir de sus objetivos y poder replantearse las posturas y estrategias que ha decidido adoptar hasta el presente.

La paciencia te permite alcanzar oportunidades de crecimiento

Un hecho conocido por todo emprendedor es que no existen caminos fáciles. Todos los caminos hacia el crecimiento sostenible están repletos de obstáculos y desafíos. Dificultades que deben ser afrontadas, puesto que no son lo único existente en ese arduo camino.

De forma similar, los emprendedores que persisten, también reconocen que el camino también tiene oportunidades únicas de crecimiento. El detalle está en que solo algunos son capaces de toparse con ellas puesto que otros prefieren desistir antes que continuar.

Es en este punto donde reluce la paciencia. Gracias a ella las personas que perseveran en sus tareas, que son obstinadas y que nunca pierden de vista sus objetivos, son las que logran encontrar esas oportunidades, esas “ventanas” hacia la estabilidad y el crecimiento sostenido.

La paciencia y la capacidad de razonamiento ante los problemas

Otra acepción del término paciencia se relaciona con la serenidad y la tranquilidad ante el momento en que surgen los problemas. Es decir, ser paciente no solo consiste en soportar los embates del entorno, lo cual se conoce como resiliencia, ser paciente también significa mantenerse sereno.

Muchas veces, los emprendedores que no trabajan la paciencia se desesperan con suma facilidad y aunque sean capaces de persistir en sus objetivos por obstinación, no son capaces de dilucidar las mejores alternativas, las mejores vías, para solventar sus problemas más apremiantes.

La desesperación, el apuro, la necesidad de recibir ganancias al momento, impiden que el emprendedor sea capaz de pensar con flexibilidad, de adaptarse del modo más inteligente a la situación y de encontrar soluciones adecuadas.

Los negocios exitosos son como árboles de fruto dulce

Así como indica el refrán, los negocios empresariales son equiparables a árboles de fruto dulce. Mientras los frutos no son visibles tan solo es posible encontrar una amarga raíz que poco o nada nos satisface. Sin embargo, una vez pasado el tiempo necesario, los frutos son dulces, por lo cual entendemos que merecían toda la paciencia que podíamos practicar.

En efecto, los negocios son sumamente rentables, pero su costo son años de esfuerzos, dedicación e incluso, en muchos casos, de sacrificios. Solo de esa manera es posible levantar grandes empresas indiferentemente de su naturaleza.

Bien sea que se trate de una firma, una empresa en el sentido tradicional del término, alguna cadena de restaurantes o de cualquier otra clase de servicios, lo cierto es que en todos los casos resulta indispensable practicar y fomentar la paciencia.

Solo mediante esta cualidad es posible obtener lo que en principio parece inalcanzable.  Recuerda, para que tu negocio sea una realidad debes ser constante, diligente y, sobre todo, paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *